La Economia Es una Ciencia…..

En el decenio que siguió a la crisis se notó la declinación del coeficiente de ternura
en todos los países considerados
o sea tu país,mi país
tu paíseconomistas2los países que crecían entre tu alma y mi alma
de repente duraban un instante y antes de irse
o desaparecer dejaban caer sábanas
llenas de nuestros sexos
que salían volando alrededor como perdices.
¿Quiere decir que cada vez que hicimos el amor
dejábamos nuestros sexos allí,
y ellos seguían vivitos y coleando como perdices suavísimas?
Qué raro, mirá que lavábamos las sábanas
con subordinación y valor
para que los jugos de la noche pasada
no inauguraran el pasado
y ningún pasado pusiera una oficina entre nosotros
para ordenarnos el hoy
porque el alma amorosa es desordenada y perfecta
tiene mucha limpieza y lindura
se necesita todo un Dios para encerrarla
como le pasó a Don Francisco
que así pudo cruzar el agua fría de la muerte.
Es bien raro eso de nuestros sexos volando
pero recuerdo ahora que cada vez que yo entraba en tu sexo
y me bañaban tus espumas purísimas con impaciencia
y dulzura y valor
me parecía oír un pajarerío en el bosque de vos
como amor encendiendo otro amor,
o más, es cierto que cada vez nuestros sexos resucitaban
y se ponían a dar vueltas entre ellos
como maripositas encandiladas por el fuego
y se querían morir de nuevo
buscando incesantemente la libertad
y había un país entre la vida y la muerte
donde todo era consolación y hermosura
y no poseíamos nuestro corazón
y nuestros sexos se perdían como almas en la noche
y nunca más los volvíamos a ver para entender
estudio los índices de la tasa de inversión bruta
los índices de la productividad marginal de las inversiones
los índices de crecimiento del producto amoroso
otros índices que es aburrido hablar aquí
y no entiendo nada.
La economía es bien curiosa
al pequeño ahorrista del alma lo engañan en wall street
los sueldos de la ternura son bajos
subsiste la injusticia en el mercado mundial del amor,
el aprendiz está rodeado de nubes que parecen elefantes,
eso no le da dicha ni desdicha
en medio de las razones
las redenciones
las resurrecciones.
Se lleva el alma a la nariz para sentir tus perjúmenes
estoy viendo volar los pajaritos que te salían del sexo
mejor dicho
de más allá todavía
de todo lo que valías
o brillabas
o eras
y dabas como jugos de la noche.

Autor:Juan Gelman

Anuncios

Interbolsa, codicia y otros demonios

Pensar que para Adam Smith el bienestar general de la sociedad depende del aprovechamiento del egoísmo inteligente es una idea estrecha de su visión del hombre. También resaltó la prudencia como la máxima virtud en el ser humano y la necesidad de la confianza, sobre todo en los banqueros, para que las notas de cambio que se transen valgan tanto como el oro.

Los damnificados del descalabro financiero de Interbolsa son de todas las estirpes: universidades, empresas, fundaciones, comunidades religiosas, del sector salud y financiero, la misma Bolsa de Valores y Deceval, e instituciones del Estado como la DIAN.

Denuncian que a través de Interbolsa se les ofreció el producto Premium, con un perfil conservador (rentabilidad estable y riesgo moderado), y que los creadores de este fondo motivaron una oferta agresiva incentivando a los corredores de Interbolsa con altas comisiones y otros beneficios por captar clientes.

Y que con estos recursos se hizo un presunto manejo fraudulento, de autopréstamos a la sombra con fines de lucro personal: una triangulación entre accionistas de Interbolsa, empresas filiales, recursos en el exterior y el fondo Premium, para retornar a algunos miembros del holding Interbolsa y especular en Repos de Fabricato.

Los afectados denuncian aprovechamiento de asimetrías de información (utilización indebida de información privilegiada, abuso de confianza, administración desleal), y estafa agravada (operaciones no autorizadas por accionistas o asociados, concierto para delinquir).

Que cuando les ofrecieron la ficha técnica de la inversión no se detallaban los activos subyacentes para evitar que el mercado imitara las bondades del producto ofrecido, y que el fondo sostuvo a sus clientes, hasta que se hundió el barco, que el portafolio se encontraba en perfectas condiciones y con riesgos de mercado prácticamente inexistentes. Pero todo era sotto voce en los corredores financieros, y los encargados de regular el sistema.

La Bolsa de Valores, el Autorregulador del Mercado de Valores y la Superintendencia Financiera podían ser acusados de pánico económico o tenían impedimentos técnicos o de intereses para intervenir.

Solo hoy la investigación comienza a recorrer los pasillos de la Fiscalía, y cada vez hay más documentos que muestran que el problema se sabía desde 2009.

Y la fila de afectados de todos los matices hace pensar que la ambición pudo jugar partido: un mutuo consentimiento entre accionistas y asociados, al no tratarse de un producto financiero conservador.

La autorregulación de un mercado tiene como pilares la información perfecta y la racionalidad, que son ficción.

Una ideal comisión de seguridad de productos financieros, que provea información y oriente al consumidor a la toma de decisiones, y que prevenga riesgos sistémicos a toda la economía, es fundamental y no existe en Colombia.

Pensar que para Adam Smith el bienestar general de la sociedad depende del aprovechamiento del egoísmo inteligente es una idea estrecha de su visión del hombre.

También resaltó la prudencia como la máxima virtud en el ser humano y la necesidad de la confianza, sobre todo en los banqueros, para que las notas de cambio que se transen valgan tanto como el oro.

Autor: Docente David Tobon Orozco

El texto fue publicado en Elcolombiano.com

 

Sin azúcar no hay país

Tan solo ahora los cubanos tienen la oportunidad de viajar fuera de su país con menos restricciones que antes. Recientes reformas han permitido que hasta los críticos del gobierno, como la bloguera Yoani Sánchez, por fin logren viajar fuera del país a recibir premios internacionales de periodismo y de defensa de los derechos humanos en la isla.

“Sin azúcar no hay país” era el lema de los agricultores cubanos y guajiros (o campesinos cubanos), especialmente durante 1930-1959, en contraste con los empresarios que esgrimían que “sin industria no hay país”. Hoy, en 2013, en Cuba se ignora este debate pues la producción industrial y azucarera es incipiente.

En 1952, por ejemplo, Cuba producía más de siete millones de toneladas de azúcar en más de 160 centrales pero, en 2012, según cifras oficiales, alcanzaría solo 1,5 millones de toneladas en 50 ingenios; es decir, 4,6 veces menos de lo que se producía hace 60 años. Por su parte, la industria manufacturera pasó de representar 23% en 1990 a 14% en 2010.

En Cuba es un privilegio contar con conexión de banda ancha a Internet, teléfono o celular. En 2011, por cada 10.000 personas en la isla solo 4 tenían acceso a Internet, en contraste con Colombia donde la cifra ascendía a 694, según cifras del Banco Mundial. Similarmente, en 2009, en Cuba y Colombia había 10 y 16 líneas telefónicas y 6 y 92 suscripciones a telefonía móvil por cada 100 personas, respectivamente.

Tan solo ahora los cubanos tienen la oportunidad de viajar fuera de su país con menos restricciones que antes. Recientes reformas han permitido que hasta los críticos del gobierno, como la bloguera Yoani Sánchez, por fin logren viajar fuera del país a recibir premios internacionales de periodismo y de defensa de los derechos humanos en la isla.

Pero la represión y violación de libertades civiles continúa. A diferencia de Colombia, donde los columnistas de opinión podemos escribir desde diversas posiciones ideológicas y realizar críticas al gobierno de turno y nuestra sociedad, en Cuba, pensar distinto al régimen dictatorial significa encarcelamiento y acoso de las autoridades de la isla.

Quizás hoy más que nunca habría que invocar el himno cubano para gritar en contra de este oprobio que la dictadura le hace a los ideales de Martí. Liberar las cadenas de la opresión y la afrenta de vivir en silencio bajo el terror, requieren de una rosa blanca para cubrir las mentes de los dictadores.

Que sea la marcha de las conciencias que buscan la libertad, sin violencia, con dignidad y corazones entrelazados, quienes entreguen la rosa blanca de Martí a los opresores. Alcemos nuestras miradas con voz firme para denunciar los abusos de poder en la isla apoyando el reencuentro de hermanos en una sociedad que por fin sea libre.

Podrán callar nuestras voces con los fusiles y la intimidación, pero nunca tendrán nuestras almas que claman por una Cuba libre. En este ideal nunca moriremos. El problema no es de azúcar o industria, la realidad cubana es que sin libertad no hay país; por ahora solo hay dictadura.

Autor:Danny García Callejas – Docente Facultad de Ciencias Económicas UdeA
dgceudea@gmail.com

Texto publicado en el Elmundo.com